Taxes

DASA

Criptoeconomía: la tecnología blockchain y la escasez artificial

La virtualidad de las comunicaciones se ha convertido en la virtualidad de un espacio con capacidad de generación de rentas pero no ya sobre la base de una inteligencia de negocios tradicionales sino de formas totalmente innovadoras.

/
496 views
5 mins read
La tecnología blockchain y la escasez artificial

La tecnología blockchain ha revolucionado el mundo de los negocios en todas sus aristas. Digo bien cuando utilizo un verbo en uso del pasado y no, como es común detectar en escritos actuales, sosteniendo una situación presente del estilo “está generando”. La tecnología señalada ha modificado incluso las calificaciones tradicionales para determinados tipos de bienes y, con ello, ha creado mercados que, sin ella, no podrían haber sido desarrollados.

La virtualidad de las comunicaciones se ha convertido en la virtualidad de un espacio con capacidad de generación de rentas pero no ya sobre la base de una inteligencia de negocios tradicionales sino de formas totalmente innovadoras ya sea por su novedad completa o bien por la explotación económica de viejas experiencias o viejas tecnologías soportadas en nuevas formas de negocios (una nueva capacidad comercial).

La novedad no solamente invade las formas de pago y nos invita a desparramar ¿regueros de tinta “digital”? discutiendo la naturaleza jurídica del dinero sino que construye una nueva industria asociada a sus necesidades; industria derivada de nuevas necesidades con modelos de negocios soportados en bases o estructuras que, a la fecha, no podremos encontrar expresados en textos académicos de vieja circulación.

La simple innovación en gestión de organizaciones mediante DAO ofrece un espacio de nuevos negocios y retos para las organizaciones “tradicionalistas” así compa para los profesionales orientados a servirlas; situación que se presenta crítica cuando la profesión se somete a reglas operativas (normas profesionales o legales) no agionarnada a las nuevas realidades. La incursión en el mundo de los contratos inteligentes permite innovar respecto de modelos clásicos de negocios fiduciarios en el pasado para administración de determinados tipos de bienes; la inteligencia artificial (y sus técnicas asociadas), con capacidad de incorporación automática de conocimiento permite una alternativa a la clásica estructura de derivados financieros (solo en su elemento vehicular).

La tokenización de activos y flujos de fondos permite incorporar a determinadas variables económicas actores que, hasta la fecha, se encontraban alejados de ciertas formas de negocios financieros.

Nuevas formas de conducir la realidad, sobre la base de registros distribuidos, inalterables (por el alto costo de dicho fraude, no por su imposibilidad técnica) implican darnos a la clásica pregunta que todo curso de grado en materia de derecho realiza al alumno ¿para que sirve el derecho?. Al margen de que conocemos que se trata normas reguladoras del orden social hemos aprendido que a este orden social se llega mediante el consenso que reconoce una realidad social. El derecho viene, en consecuencia, a regular una realidad social que, al momento, se encuentra desarrollando y se advierte necesidad regulatoria para protección de la sociedad toda.

En este dinámico contexto de la criptoeconomía no concordamos con aquellos que sostienen que “… el derecho no debe bloquear el desarrollo…” pretendiendo que toda regulación es mala. Por nuestra parte nos sentimos más cercanos a aquellos que se ha transmitido en Foodwatch c. Amazon, Tribunal del Distrito de Múnich y que por su importancia transcribo textual

“Si un modelo de negocio determinado no garantiza el cumplimiento de las regulaciones de la UE, este modelo de negocio debe cambiarse. No es el modelo de negocio el que determina la validez de las normas de la UE, sino las normas de la UE que determinan la permisibilidad de un modelo de negocio”.

La regulación normativa no solamente es deseable sino que también necesaria para acercar seguridad jurídica a un contexto de negocios en constante desarrollo.

Continuar leyendo el artículo completo en la web del autor https://www.sergiocarbone.com.ar/la-tecnologia-blockchain-y-la-escasez-artificial.html

El Dr. Sergio Carbone es Contador Público, Graduado en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Desde el año 2008 ejerce su actividad como profesional en Ciencias Económicas de manera independiente conformando, desde ese momento, el actual estudio contable y tributario que lleva su nombre. Dentro de sus principales áreas de interés profesional destacan la planificación fiscal y tributación internacional, la planificación económica y financiera en procesos productivos de largo plazo, el estudio, planificación y desarrollo de estructuras y contratos fiduciarios y la conducción de emprendimientos inmobiliarios. Es autor de artículos de interés profesional en revistas y portales especializados. Participa en el dictado de cursos en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se encuentra cursando la Maestría en Tributación en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y Abogacía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. (Link a su sitio web: www.sergiocarbone.com.ar)

Deja una respuesta

Artículo anterior

AFIP actualizó los montos a partir de los cuales los bancos deben informar los consumos y movimientos en las cuentas de sus clientes

Artículo siguiente

SIMPES: ¿Qué hacer si sale la leyenda «el contribuyente no posee valor CEF»?