Cuál es el futuro del contador público

La tecnología y un mundo cada vez dinámico y exigente nos plantean un desafío como profesionales en el presente y fundamentalmente, en el futuro.

En este artículo se intenta describir algunas circunstancias que podrían ser clave para los contadores públicos.

La cultura del asesoramiento

Cuando estudiaba contador público escuchaba un sinfín de frases tales como: “Hay muchos contadores”, “Es una carrera mecánica, con procesos que los puede hacer una computadora” o “El futuro los va a extinguir”. Soy partidario de que ninguna profesión merece ser criticada ni menospreciada debido a que todas tienen su aporte interesante y a que estamos en un contexto donde los trabajos interdisciplinarios son protagonistas en muchos ámbitos. Alcanza con analizar que existen empresas u organizaciones que demandan distintos perfiles con el fin de abarcar las distintas facetas de un proyecto o un proceso.

Ahora, una pregunta que siempre me hago (y creo que varios estudiantes y graduados) es ¿Qué función ocupamos y ocuparemos como profesionales en este entorno? La respuesta es demasiado amplia y le aclaro a todas las personas que están leyendo que la contestación que brindaré a continuación no tiene intenciones de ser la definitiva ni ser una verdad absoluta. Mi única intención es generar un debate constructivo y formar un punto de partida.

Primero lo primero, algo interesante de esta carrera es que abarca una gran cantidad de campos de acción. Esto lo podemos observar viendo a que se dedican los distintos colegas. Estudios contables, multinacionales, PyMES, consultoras, ONGs, sistemas, sector público, servicios de auditoría, son solo algunos de los rubros donde encontramos contadores públicos.

Creo que más allá de que nuestras tareas en parte sean mecánicas y que gradualmente se vayan automatizando, es fundamental comprender e incorporar un concepto que denomino la “cultura del asesoramiento”. Esto es una construcción que trato constantemente de hacer en mi ejercicio profesional y en el cual intento transmitir que la profesión posee un componente diferencial en lo que respecta a interpretación de datos duros, de normativa y de procesos, entre otras cuestiones.

Lo bajo un poco más a tierra, si un Excel o un programa similar como Power BI me generan un ahorro de tiempo y permiten automatizar un proceso como un balance es positivo porque el tiempo de trabajo lo dedico a analizar ese reporte y a comunicar un análisis de los datos a los clientes o usuario de esa información. Ustedes me dirán, las personas ignoran los balances o solo lo solicitan por una cuestión formal. Si, puede ser pero ahí está la habilidad para ofrecer el conocimiento y concientizar de la importancia de conocer la “salud” financiera de un negocio.

Los sistemas son parte de nuestro trabajo

Otra situación que me gusta citar cuando hablo con colegas es el de la programación y los sistemas. Son elementos fundamentales para ejecutar las tareas pero, en ciertas ocasiones, los especialistas en programación no comprenden conceptos contables o impositivos y ahí, es donde nuestra profesión tiene que meterse en el rol de ser un nexo o un traductor de estos contenidos. Vale aclarar que es necesario hablar un poco el “idioma” del programador que tenemos enfrente para facilitar un la cuestión. Por ello, aprender mínimamente el funcionamiento interna de un sistema o entender herramientas básicas de programación pasará a ser una condición necesaria a la hora de ejercer y generar retroalimentación con estos profesionales.

O pregunto ¿Es lo mismo decir, necesito un reporte que “calcule el 21% a clientes que son IVA exento” que “en el campo Condición Fiscal del cliente si encontras un 6, tiene que multiplicarse el campo Base imponible por el campo Alicuota y que ese número se vuelque en el campo IVA facturado”? Claramente no y eso son los aportes diferenciales que uno puede generar.

Las criptomonedas, la blockchain y los nuevos medios de pago

No hace falta decir que cada vez existe un protagonismo mayor de todo lo relacionado con criptomonedas en ambientes contables, legales e impositivos (Pueden ver notas en el Blog relacionadas con criptomonedas desde varios punto de vista). Sin embargo, tenemos la tarea como contadores públicos de comprender el fenómeno a fin de poder asesorar a personas que posean estos activos ya que va a ser cada vez más común que una empresa posea tenenecias en criptomonedas o una persona humana realicé inversiones de esa índole.

Paralelamente otra cuestión a tener en cuenta son las fintech. Esas empresas que vienen a romper el esquema tradicional de las cuentas bancarias y a traer otra forma de poseer tenencias de dinero, tal como lo son billeteras virtuales, un tema que tiene incidencia, por ejemplo, en regímenes de recaudación de Ingresos Brutos.

Una pequeña reflexión

Mi idea en esta nota fue dar un panorama general de la profesión. Obviamente, se pueden abordar infinidad de temas en los cuáles los contadores públicos tendremos incidencia si poseemos las herramientas acordes (a mencionar: Big Data, machine learning, tributación digital, nuevas formas de activos intangibles, valuación de empresas 4.0 y un largo etcétera).

Dicho esto, es fundamental que se empiece a abordar una visión integral de la carrera desde los planes de estudio de la universidad, incorporando temas de tecnología, actualidad y realidad a las materias para que los futuros expertos puedan poseer el conocimiento necesario para insertarse en el mercado laboral.

Si, puedo pecar de utópico pero la profesión inevitablemente se reconvertirá como todas y ese proceso incluirá muchos de estos temas, de los cuales se va a necesitar personas con ese conocimiento o con intenciones de aprenderlo.

Por Emanuel Biondi

Contador Público UNS. Matrícula CPCEPBA Leg. 45889/9 T° 176 F° 221.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.