Taxes

DASA

Los contadores y la difícil (pero no imposible) tarea de lograr que AFIP escuche nuestros reclamos

Los contadores y contadoras no tenemos porqué sobrecargar nuestros esfuerzos para cumplir con las obligaciones de nuestros clientes, a causa de las propias ineficiencias del fisco.

501 views
6 mins read
afip

Llega la época de las presentaciones anuales y con ellas la ya tradicional desidia de AFIP que pretende que contribuyentes y contadores cumplan con sus obligaciones como si nada hubiera pasado.

Y la realidad es que en el medio pasaron muchas cosas.

Ya es sabido de antemano que los vencimientos son en la segunda semana de junio. No obstante ello, AFIP pone a disposición los aplicativos apenas un mes antes.

No siendo suficiente eso, la presentación de los mismos a las entidades profesionales para que sean probados y se puedan corregir errores de antemano, es realizada recién a mediados de abril.

Al respecto, y coincidiendo con lo manifestado por la Presidenta del CPCECABA, Gabriela Russo, estos aplicativos deberían estar disponibles al menos 60 días antes de los vencimientos, es decir, a mediados de abril.

Claro está, ese plazo debe contarse desde que se ponen a disposición y FUNCIONANDO CORRECTAMENTE. Porque bien sabemos que aparecen las aplicativos y con ellos los errores y la imposibilidad de trabajar en la forma deseada.

Por ende, ante la tardía publicación de las herramientas para presentar las declaraciones juradas, lo lógico sería que los vencimientos sean fijados a los 60 días desde la fecha de puesta a disposición y funcionando correctamente.

Los contadores y contadoras no tenemos porqué sobrecargar nuestros esfuerzos para cumplir con las obligaciones de nuestros clientes, a causa de las propias ineficiencias del fisco.

Por ello es que es necesario determinar un plazo prudente y coherente con el tiempo ya transcurrido. Parece mentira que se tenga que solicitar lo obvio, pero así es siempre con AFIP.

Necesitamos de una vez por todas cambiar este paradigma y que AFIP escuche nuestros reclamos que cada vez vienen siendo más importantes y con más fuerza. Basta ver las manifestaciones públicas de la presidenta del CPCECABA, Gabriela Russo, quien constantemente plantea todas estas inquietudes a través de los medios.

Pareciera ser también que el fisco se olvida que nuestro trabajo afecta directamente en la recaudación, que es el principal objetivo del Organismo. Somos sus principales aliados, por eso es necesario que se nos trate con el respeto que merecemos.

Es hora que AFIP deje de jugar al gato y al ratón con los contadores. Necesitamos que nos escuchen, que escuchen las problemáticas cotidianas y que resuelvan los problemas generalizados en sus sistemas. Es hora que se dejen de poner palos en la rueda.

Si hasta pareciera que juegan en contra de ellos mismos, no habilitando sistemas en tiempo y forma, con una página web (que es nuestra principal herramienta de trabajo al menos para quienes liquidamos impuestos) que nunca funciona como debería funcionar, que se cae constantemente haciendo que una presentación simple a veces termine haciéndose en dos o tres días. Y por supuesto esto influye en la forma de recaudar.

Como dijimos, ya desde el CPCECABA se ha alzado la voz en estos últimos tres años para mostrar públicamente lo que es la AFIP y las penurias que pasamos los contadores y las contadoras a diario.

Sin dudas algo inédito, nunca antes se había salido en medios diciendo de frente lo qué hay que decir y defendiendo la tarea del profesional. Sin miedos y con la convicción de que es lo que corresponde hacer.

AFIP necesita entender que tenemos que ser aliados y no enemigos. Cuánto más eficiente sería el fisco si nos permitiera ser partícipes de sus quehaceres.

Por último, vale la pena recordar que los Consejos no tienen potestad ni herramientas para modificar por si solos nada que provenga de AFIP. Lo importante es proponer mejoras, exigir modificaciones, mantener un diálogo continuo y, sobre todo, visibilizar por todos los medios la problemática que emana del Organismo y que no nos permite desarrollar nuestro trabajo como corresponde.

Seguramente con eso no alcanza, pero es un importante paso para alcanzar el objetivo de lograr un trabajo en conjunto, eficiente y de calidad, y de esta forma seguir avanzando en la jerarquización profesional, que cuesta, y mucho, pero si el camino no se empieza a recorrer aún con piedras y obstáculos en el medio, jamás se logrará llegar al destino que todos deseamos.

Estoy convencido que estamos avanzando en la dirección correcta, que plantear los problemas de los cuales AFIP parece no hacerse cargo, hacerlo visible, contar lo que nos pasa, es sin dudas trabajar por el bien de la profesión.

Las cartas están sobre la mesa, es hora de jugar para ganar.

CPN Marcos Felice (Mat. CPCECABA T° 364 F° 236)

Deja una respuesta

Artículo anterior

Ante el pedido del CPCECABA, la AFIP se comprometió a revisar la disposición que prohíbe el uso de bots

Artículo siguiente

Cooperativas y Mutuales: INAES lanzó programa destinado a la regularización de entidades de primer grado