Salario mínimo: no hubo acuerdo y el piso de Ganancias por ahora sigue congelado

La reunión entre el Gobierno, empresarios y sindicatos fracasó, dejando en el limbo el aumento del salario mínimo, que actualmente es de 156 mil pesos.

De esta manera, también se pospuso la determinación del nuevo umbral para el Impuesto a las Ganancias, que equivale a 15 veces el salario básico, y no se ha anunciado el valor del programa estatal Potenciar Trabajo, que constituye la mitad del salario mínimo.

El Consejo del Salario tenía como objetivo establecer el nuevo esquema a partir de marzo, marcando el primer enfrentamiento en la gestión del presidente Javier Milei. Sin embargo, las negociaciones se vieron obstaculizadas por la falta de acuerdo, con los sindicatos solicitando un aumento del 85%, elevando el monto de $ 156.000 a $ 288.600, propuesta que fue rechazada.

La sorpresa fue la separación de los participantes en dos salas de Zoom distintas, una para empresarios y otra para sindicalistas, lo que impidió un diálogo directo y efectivo. La Unión Industrial Argentina (UIA) rechazó el pedido de aumento de los sindicatos, y no se presentó ninguna propuesta de incremento por parte de las cámaras empresariales.

La propuesta de la Confederación General del Trabajo (CGT) fue descartada rápidamente, y a pesar de varios intentos de votación, no se llegó a un acuerdo. Ante esta situación, el Gobierno podría recurrir al laudo para fijar el nuevo salario mínimo.

La decisión de establecer el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) afecta a diversos sectores de la economía, así como al umbral para el Impuesto a las Ganancias y a los programas sociales como el Potenciar Trabajo. Con el salario mínimo aún en $ 156.000, se espera una actualización unilateral por parte del Gobierno.

¿Qué pasa con Ganancias?

La decisión de establecer el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) afecta a diversos sectores de la economía, siendo uno de ellos el umbral para el Impuesto a las Ganancias para trabajadores y jubilados denominado a partir de este año «Impuesto Cedular sobre los mayores ingresos del trabajo en relación de dependencia, jubilaciones y pensiones de privilegio y otros».

Respecto a este tema, estaba la posibilidad de que se aumentara el mínimo no imponible desde enero si el salario se incrementaba en forma retroactiva a ese mes. Ahora, solo resta esperar que se actualice antes de julio sino el piso seguirá congelado hasta diciembre.

Te puede interesar:   Ganancias: ¿aclaran? algunos temas controvertidos del Impuesto Cedular

Esto porque la ley del gravamen, según la modificación establecida por la ley 27725 que fuera impulsada por el Ministro de Economía y ex candidato a presidente Sergio Massa, determina que las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el país -mientras no exista declaratoria de herederos o testamento declarado válido que cumpla la misma finalidad- abonarán sobre los mayores ingresos netos sujetos a impuesto de fuente argentina, que exceda el monto del mínimo no imponible, las sumas que resulten de acuerdo con la siguiente escala:
El mínimo no imponible se fija, según la ley, en la suma equivalente a ciento ochenta (180) Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (SMVM) anuales, o lo que es igual a 15 salarios mínimos mensuales.

Respecto a la actualización de ese mínimo, la ley dispone que se deberá considerar, tanto en lo que respecta al mínimo no imponible como a los tramos de escalas, al comienzo del período fiscal, el valor del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) vigente el 1° de enero de ese año, el que se actualizará el 1° de julio de cada año fiscal, considerando el valor de aquel, vigente a esa fecha.

Es decir, a partir de enero se utiliza el salario mínimo vigente a esa fecha que es de $156.000.- según la Resolución (CNEPSMVM) 15/2023 que definió el valor vigente a partir de diciembre. Entonces, al no haber actualización a partir de enero, el piso se mantiene en $2.340.000.- mensuales que es el equivalente a $156.000.- x 15.

Ahora bien, como mencionamos antes, el importe base se actualizará el 1° de julio de cada año fiscal, considerando el valor del salario mínimo, vigente a esa fecha.

Esto significa que el mínimo no imponible se va a mantener en el mismo importe ($2.340.000.-) al menos hasta junio de este año. Y la única posibilidad de que se aumente ese importe es ajustando el salario mínimo con vigencia desde el mes de julio o antes.

Si el salario mínimo queda congelado hasta julio inclusive, entonces no habrá ninguna suba del mínimo no imponible de Ganancias.

Te puede interesar:   Brecha entre ricos y pobres: impacto de la eliminación de Ganancias a favor del sector más pudiente

En caso de actualizarse el salario mínimo antes del mes de julio, entonces deberá tomarse el valor vigente a ese mes y multiplicarlo por 15 para obtener el nuevo mínimo no imponible que será retroactivo a enero. Del mismo modo se deberá recalcular el impuesto retenido en el primer semestre considerando la actualización de las escalas de alícuotas.

A tal fin, la ley prevé que las retenciones realizadas sobre los mayores ingresos netos percibidos durante el primer semestre del año fiscal se ajustarán considerando el valor del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) vigente en el mes de julio.

También faculta a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a establecer las modalidades y plazos de la restitución de las sumas retenidas en exceso, en caso de corresponder. Cabe señalar que esto a la fecha de esta publicación, aún no se ha reglamentado.

Para la CGT «El Gobierno hizo fracasar la reunión del Salario Mínimo Vital y Móvil»

La CGT, en un comunicado emitido al término de la reunión, responsabilizó al Gobierno por el fracaso de la discusión sobre el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM).

Según la central obrera, el Gobierno habría obstaculizado deliberadamente el proceso de diálogo tripartito y la posibilidad de llegar a un acuerdo. En este sentido, destacan que esta acción rompe con una larga tradición de negociaciones y consensos en el Consejo del Salario.

Desde la CGT se expresa la necesidad imperante de revisar el SMVM y establecer un nuevo valor, especialmente en un contexto de elevada inflación y aumentos significativos en los precios. En este sentido, resaltan que la propuesta de incrementar el salario mínimo en un 85% contaba con el respaldo de las tres centrales sindicales, pero fue rechazada por la parte empresarial.

Además, la CGT critica la pasividad de los representantes empresariales, especialmente la Unión Industrial Argentina (UIA), por no presentar ninguna propuesta alternativa durante la reunión. Esta actitud, según la central sindical, contradice el discurso empresarial en favor del diálogo social y los consensos.

 

Blog del Contador Planes de Suscripción


Si tenes alguna duda sobre el artículo que acabas de leer consultanos al mail contacto@blogdelcontador.com.ar.
También podes acceder a contenido y herramientas exclusivas suscribiéndote en https://siap.blogdelcontador.com.ar/planes/

Más del Autor

2 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar